y, más específicamente, la termografía infrarroja, se desarrolló originalmente para aplicaciones militares. Sin embargo, desde entonces ha penetrado en una amplia gama de mercados comerciales y de consumo. La termografía infrarroja se puede utilizar de muchas maneras. Pero antes de analizar las principales aplicaciones de mercado de la tecnología, repasemos exactamente qué es y cómo funciona.

  1. ¿Qué es la detección infrarroja?

Para entender lo que es la detección infrarroja, primero debe ser consciente de que todos los objetos emiten energía térmica o calor de forma natural. Un animal, motor o máquina, por ejemplo, genera su propio calor, ya sea biológica o mecánicamente. Objetos como la tierra, las rocas y las plantas absorben el calor del sol durante el día y lo liberan por la noche. En términos generales, cuanto más caliente es un objeto, más energía térmica emite.

La energía emitida, la energía térmica, es radiación electromagnética que se conoce como radiación infrarroja. Está entre las longitudes de onda de 0,7 µm y 16 µm, muy fuera del espectro de luz visible que se puede ver a simple vista.

En otras palabras, los detectores infrarrojos pueden ver «más allá» del espectro visible como se muestra en el diagrama siguiente:

La región espectral utilizada en la termografía infrarroja es generalmente de 0,9 µm a 16 µm y, más específicamente, en los rangos de 2 µm a 5 µm y de 7 µm a 15 µm.

La termografía puede medir eficazmente la temperatura de un objeto o una persona desde una distancia y sin tocar el objeto o la persona. Esto es lo que hacen las cámaras infrarrojas. Las cámaras infrarrojas facilitan la captura rápida de una imagen térmica que resalta las diferencias de temperatura en la escena que se observa.

  1. Una amplia gama de aplicaciones
  • Industria: mantenimiento preventivo

La termografía infrarroja se puede utilizar para detectar puntos calientes o cableado eléctrico dañado antes de que se produzca un cortocircuito o un incendio. Los puntos de acceso también pueden indicar posibles fallas del equipo antes de que sea demasiado tarde, evitando costosas reparaciones no programadas.

  • Industria de semiconductores

Una soldadura defectuosa o un contacto eléctrico en un chip siempre causa una diferencia de temperatura que se puede detectar mediante termografía infrarroja, lo que lo convierte en una herramienta útil de control de calidad.

  • Infraestructura de transporte y energía

La termografía infrarroja se puede utilizar para la monitorización de la salud estructural (SHM).

  • Detección de fugas en instalaciones industriales

Las fugas de gas son generalmente invisibles a simple vista. La termografía infrarroja puede generar una imagen del gas desde una distancia segura.

  • Auditorías energéticas de edificios

Los edificios son uno de los mayores consumidores de energía del mundo. La mejora del rendimiento térmico de los edificios será crucial para alcanzar los objetivos medioambientales. La termografía infrarroja es una forma eficaz y económica de identificar aislamientos defectuosos de edificios. La tecnología se puede usar en tierra para auditar edificios individuales y en el aire para auditar vecindarios o ciudades enteras.

  • Medicina

La termografía infrarroja se puede utilizar para detectar la temperatura corporal elevada (fiebre), lo que la convierte en una herramienta útil para diagnosticar posibles infecciones. También puede detectar el calor causado por la inflamación. Finalmente, la termografía es útil para diagnosticar o monitorear cualquier afección (quemaduras) o seguimiento de una cirugía (injertos de piel) donde la circulación es un problema.

  • Obras de arte

La termografía infrarroja se puede utilizar como técnica no destructiva para analizar obras de arte. Es particularmente útil para » ver » pigmentos ocultos en lo profundo de las capas de pintura en un lienzo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.